EL PLACER ES UN MÚSCULO

Esta obra no es definitiva, es hacer y escuchar la respiración de las formas, es hacer y observar el crecimiento de la estructura, es puro proceso, un paso más en el camino de la vida.

Delante de cada pieza, recomiendo no leerla sino recorrerla, pasear por su piel (cartografía orgánica) y tan solo, como canta el poeta, “sentir su corazón latiendo como un reloj bajo la arena, solo escuchar “intraducido” el eco de su mano”.(1)

Los sentimientos se sienten, aunque no se conozcan.

1. QUINTO, Raúl. Ruido blanco. 2012.. Ed. La Bella Varsovia